Niño de 6 años cuenta como su mamá asesinó a su hermanita. Te dejara totalmente helado…

El pequeño A.J. de 7 años nunca se imaginó que tuviera en sus manos el destino de su madre luego de que tuviera que dar testimonio sobre un crimen que ella cometió: asesinar a su propia hija.

Anuncios

Todo eso sucedió en una corte de juicio en Florida. Él pequeño asistió y nada más al ver a su madre, empezó a llorar. Habían estado seis meses separados y por fin se volvían a ver, pero él sabía muy bien que nunca más seria el mismo.

Toda la historia comienza en el año 2008, cuando la madre llamada Amanda Lewis y de 27 años, trabajaba de enfermera. Ella vivía con sus dos hijos: A.J de seis años y Adriana de 7. Ambos provenientes de distintos padres.

Vivían de lo más bien, hasta un día donde una desgracia ocurrió. Nadie se esperaría para nada lo que sucedería.

Anuncios
[spoiler title=“VER INFORMACIÓN COMPLETA“]

3

La madre relata ante el juzgado:

“Teníamos una alberca atrás de la casa y mis hijos tenían muy claro que no podían meterse si no había supervisión de un adulto. Pero un día mientras yo me cambiaba para irme al trabajo, escuché un grito que provenía de mi pequeño A.J. Rápidamente me dirigí y me di cuenta de que Adriana se había metido a la alberca y estaba morada y bocabajo.”

La madre concluye diciendo que llamo al 911 y una ambulancia llego. Pero desgraciadamente, la pequeña ya había muerto.

4-1

Todo parecía un accidente de hogar con un final triste, pero días después, se descubrió que Amanda había estado mintiendo.

1-1

El pequeño A.J. comenzó a realizar unos dibujos extraños que fueron los que descubrieron a la madre, pues aparecía ella ahogando a la niña.

5

A partir de ahí, A.J. quiso declarar la verdad dando escalofriantes declaraciones ante el juez, mencionando que fue su propia madre quien la había ahogado en un ataque de locura. Además, la piscina apenas media 80 cm y la niña 1.20 m, es decir, todo apuntaba a que lo que el chico decía era verdad.

6

A todo eso se le sumaron declaraciones de amigos que decían que la pequeña nunca entraba a la alberca por miedo al agua. Y que meses atrás la madre les contó que deseaba matar a la niña porque le había rayado su coche con un plumón permanente.

Todo eso llevaron a Amanda a la cárcel de por vida. Tanto la madre como A.J. lloraron, ella se lamentó de todo, pero ya era muy tarde.

2

7

Anuncios
[/spoiler]

Sin duda alguna un caso que sorprende y mucho. Al final se supo la verdad de todo esto y fue totalmente desgarrador.