Un niño de 13 años fue sentenciado a cadena perpetua. Y lo que esta mujer hizo, ¡me heló la sangre!

Debbie Bairgrie vivía con su familia en Tampa Florida y un día le ocurrió algo lamentable. Ella iba de regreso a su casa cuando un chico se le acercó y le dijo: “¡Ríndete!”. Debbie volteo y cuando lo hizo, sintió un disparo que le atravesó la mandíbula, dientes y lengua.

PUBLICIDAD

Rápidamente la llevaron al hospital, lugar donde los médicos le salvaron la vida. Ella no paraba de preguntarse quién había sido su agresor, algo que vino a saber 3 días después dejándola sin palabras: había sido un chico de apenas 13 años llamado Ian.

Ian había sido su agresor y con 13 años estaba siendo sentenciado a cadena perpetua por tal acto y algunos otros. Debbie no podía imaginar cómo alguien a esa edad pudo hacer eso.

PUBLICIDAD

La mujer pasó un tiempo en el hospital, salió de ahí y un día alguien le hizo una llamada que la dejó sin palabras. Este decía: “Señorita Bairgrie, soy Ian, Solo le hablo para decirle que lamento mucho haberle disparado. Le deseo una feliz navidad a usted y su familia”. Y a partir de ahí todo cambiaría.

Una historia muy inspiradora la que nos muestra esta mujer. No todos hubieran hecho eso que ella hizo.

Close